BLOG / ARM desarrollará procesadores para implantar en el cerebro

chip en cerebro
25
MAY
  • Computer Hoy
  • Actualidad
ARM, la multinacional británica de la industria de la computación dedicada al diseño de chips, se ha asociado con el Center for Sensorimotor Neural Engineering (CSNE) de Estados Unidos para emprender un proyecto de desarrollo de procesadores que puedan ser implantados en el cerebro humano.

Estos componentes tendrán la capacidad de interpretar las señales cerebrales y llegar incluso a revertir la parálisis de los pacientes con lesiones en el cerebro o en la médula. Su objetivo no es solo que los enfermos puedan llevar a cabo las tareas diarias sino que también puedan volver a recibir la retroalimentación sensorial.

ARM, que en la actualidad es uno de los actores más importantes en el mercado de procesadores móviles, señala que a través del nuevo proyecto desarrollará un system-on-a-chip (SoC) para las interfaces cerebro-ordenador bidireccionales (BBCI), que estará destinado al tratamiento de los trastornos neurodegenerativos. De acuerdo con los investigadores, estos chips cerebrales harán frente a enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer o la parálisis.

La labor de los procesadores implantables será la de interpretar las señales complejas del cerebro, digitalizando los datos para que puedan ser procesados y conseguir que el cuerpo reacciones en consecuencia. Por ejemplo, la plataforma permitirá que una persona con parálisis realice los movimientos que quiera cuando lo desee, y en el futuro futuro también podrá transmitir la información en sentido inverso, haciendo que el paciente recupere el sentido del tacto.

Para ser implantados tienen que ser muy pequeños y eficientes energéticamente, por lo que se basarán en el ARM Cortex-M0, el modelo más pequeño de la compañía. La iniciativa todavía se encuentra en su primera fase y todavía tardaremos unos diez años en empezar a ver sus beneficios.

ARM no es la primera empresa tecnológica en interesarse en las interfaces cerebro-ordenador: Facebook está apostando por la interacción de las máquinas y el cerebro mediante su proyecto Building 8, y Elon Musk hace lo propio con Neuralink, su programa para convertirnos en cyborgs.